¿Qué es un extranjerismo crudo?

Es la palabra o la expresión de una lengua que se usa en otra manteniendo su forma original, por ejemplo, las voces inglesas paddle y bypass. No obstante, algunos extranjerismos crudos sufren con el tiempo una adaptación en el idioma que los ha acogido, y por eso en español  ambas palabras las vemos escritas y registradas en los diccionarios como pádel y baipás. Los académicos de la lengua recomiendan evitar el empleo de extranjerismos crudos cuando existe la versión adaptada o el equivalente en nuestro idioma, caso de correo electrónico por email. A continuación, ofrezco seis extranjerismos crudos –y su origen–con los que nos topamos con frecuencia. Sigue leyendo

Anuncios

El origen de la palabra ‘idioma’ y otras cinco etimologías

IDIOMA. El origen de este término hay que buscarlo en el latín tardío idiōma, con el valor de ‘peculiaridad de estilo’. En griego, de donde procede esta voz latina, el ídios hacía referencia a lo ‘propio’ o ‘particular’ de uno; así, para los antiguos helenos el René Quirós_ idioma.pngidíōma era un ‘medio de lo propio o particular’, o sea, la forma específica de hablar de una persona o el estilo literario de un escritor. Con este sentido evolucionó a ‘lenguaje propio de una nación’. En español, la palabra idioma aparece documentada por primera vez con esta última acepción en el Quijote (capítulo VI de la primera parte), donde Cervantes la pone en boca del cura Pedro Pérez: “Ahí anda el señor Reinaldos de Montalbán con sus amigos y compañeros, […], y en verdad que estoy por condenarlos no más que a destierro perpetuo, siquiera porque tienen parte de la invención del famoso Mateo Boyardo, de donde también tejió su tela el cristiano poeta Ludovico Ariosto; al cual, si aquí le hallo, y que habla en otra lengua que la suya, no le guardaré respeto alguno, pero, si habla en su idioma, le pondré sobre mi cabeza”. Sigue leyendo

¿Qué es un dicho toponímico?

Es la frase hecha que incluye algún topónimo, esto es, el nombre propio de un lugar. Dicha mención geográfica suele ir ligada a un acontecimiento histórico o sencillamente a una anécdota o curiosidad, que por su rareza o excepcionalidad calaron en el imaginario popular de nuestros antepasados, para quedar inmortalizados en el refranero. A continuación, abro una pequeña puerta al pasado con dieciséis de estos dichos que se originaron en España. Sigue leyendo

¿Cuál es el origen de la palabra ‘bandera’?

Deriva esta voz de banda, en su acepción de ‘grupo armado de personas’. Se denominó así a estas tropas combatientes porque, para distinguirse de los enemigos y reconocerse entre sus propios miembros, acostumbraban a llevar fajas o cintas identificativas, las llamadas bandas, del latín bandum, voz tomada del gótico bandwō, que significa ‘signo’ (también el vocablo bando, con el significado de ‘facción’ o ‘partido’, hunde sus raíces en este término). Más adelante, cuando estas señales distintivas se colocaron en puntos más visibles, como la punta de las lanzas, y adoptaron distintos tamaños y formatos, pasaron a llamarse banderas. Sigue leyendo

¿De dónde viene la voz ‘salchicha’?

Al preguntarnos el posible origen de esta palabra, quizá nos venga a la mente que, sencillamente, se compone de las voces sal  y chicha. Y aunque andemos desencaminados, podría decirse que por ahí anda la cosa: según los etimólogos, salchicha hunde sus raíces en el italiano, concretamente en el término salcicca, alteración del más común salsicca, que a su vez procede del latín tardío [farta] salsicia, ‘[embutidos] salados’, cuyo primer elemento de salsicia proviene de salsus, ‘salado’. Así, los castellanos tomaron el citado vocablo de nuestros vecinos y, teniendo presente que se trata de un producto que contiene sal, entre otros agentes para su sazonado, dijeron salcizas y salciças. Luego, por influjo de la voz infantil chicha, que deriva asimismo del italiano ciccia, usada para referirse a la carne, la palabra adoptó la forma actual, salchicha.
Sigue leyendo

¿Cuál es el origen de la palabra ‘relámpago’?

Es posible que al pronunciar esta palabra tan expresiva se forme en nuestra mente la idea de que relámpago se forja a partir del prefijo re-, que puede indicar intensidad; -lamp-, que como lámpara implica luz; y -a(m)pago-, de apagar. Salvo por esto último (-ago es una terminación del verbo antiguo relampagar), vamos muy bien encaminados, porque dicha voz hunde sus raíces en el griego lampein (‘refulgir’), del que proceden la voz latina lampas (‘antorcha’) y el verbo lampare, que significa ‘iluminar’, ‘brillar’, ‘fulgurar’.  Sigue leyendo