El origen del nombre de la cotorra, el jilguero, el faisán y otras diez aves

El característico canto, el lugar de origen, el llamativo plumaje o aspecto o el singular modo de moverse de numerosas aves ha servido de inspiración a nuestros antepasados naturalistas y exploradores a la hora de bautizarlas, como queda reflejado en estas páginas, donde cuento el origen de trece nombres de estas bellas criaturas:

  • Cotorra (Myiopsitta monachus). Término que designa a un pequeño papagayo de ruidosos y escandalosos reclamos, y que deriva de cotorrera, ‘mujer parlanchina’. Esta palabra, por su parte, proviene de cotarrera, que aludía a la fémina que andaba de cotarro en cotarro, esto es, ‘de una reunión animada a otra, y por capricho’.
cotorra
La cotorra es conocida popularmente como cotorra argentina, cotorra monje o cotorrita verdigrís.

 

  • Jilguero (Carduelis carduelis). Su nombre hace referencia al vistoso colorido de su plumaje. El rojo vivo de su máscara facial, el negro y el blanco del resto de su cabeza y el amarillo de su franja alar recordaron a los ornitólogos los colores de los paños antiguos de seda, los llamados sirgos (del latín serĭcum, ‘seda’, ‘obra de seda’), voz de la que se derivaría sirguero y de ahí jilguero.
jilguero.png
Jilguero (Carduelis carduelis)

 

  • Autillo (Otus scops). Es la rapaz nocturna más pequeña de la península ibérica y debe su nombre al tiuu aflautado que emite de forma intermitente y que en primavera puede prolongarse durante horas.

autillo.png
Autillo europeo (Otus scops)

 

  • Faisán (Phasianus colchicus). El español tomó este término del provenzal faisan, que a su vez proviene del latín phasiānus, de origen heleno: Phasianós, literalmente ‘del Phasis’. Y es que a orillas de este río de Georgia, hoy llamado Rioni, abundaban las poblaciones de esta ave, que fue traída a Grecia desde allí y que por ello fue bautizada de ese modo. De ahí también su nombre científico: Phasianus colchicus. Colchicus, por su parte, significa ‘de la Cólquida’ y se refiere a un antiguo reino de la región occidental de la actual Georgia.
faisán.png
Faisán común (Phasianus colchicus)

 

  • Urraca (Pica pica). Perteneciente a la familia de los córvidos, esta ave fue bautizada con el nombre propio femenino Urraca, muy común en España durante el Medievo, debido a que sus graznidos fueron identificados jocosamente con los gritos de la mujer.
urraca.png
Urraca (Pica pica)

 

  • Colibrí (Archilochus colubris). El nombre de esta avecilla procede del caribe colibari, que significa ‘superficie brillante’, por los hermosos destellos de sus plumas. 
colibrí
Colibrí (Archilochus colubris)

 

  • Oropéndola (Oriolus oriolus)Sus bellas tonalidades amarillas inspiraron su nombre, del latín aureus (‘oro’) y pinnŭla (diminutivo de pĭnna, ‘pluma’), o sea, ‘el de las plumillas doradas’.

 

oropéndola
Oropéndola (Oriolus oriolus)

 

  • Pingüino (Spheniscidae). Es muy diestro en el agua, pero parece costarle caminar en tierra. Por esta razón los primeros marineros y exploradores de las regiones polares comenzaron a llamar a estas aves marinas no voladoras pájaros o patos bobos, en la actualidad distribuidas casi exclusivamente en el hemisferio sur. No obstante, finalmente se impuso el término pingüino para denominarlas. Este hace referencia al auténtico pingüino, ya extinto, que habitaba el Atlántico Norte, y proviene del galés pen gwyn, ‘cabeza blanca’.
pingÜino.png
Pingüino rey (Aptenodytes patagonicus) 

 

  • Abubilla (Upupa epops). Al igual que el caso del autillo, su nombre es de origen onomatopéyico: deriva del latín upupella, diminutivo de upŭpa, por el sonido de su reclamo, un suave y rápido poo-poo-poo.
abubilla.png
Abubilla (Upupa epops)

 

  • Cigüeña (Ciconia ciconia). Se cree que la palabra latina ciconia, de la que se deriva cigüeña, halla sus raíces en el crotoreo de esta ave tan popular en los pueblos de Europa, un característico traqueteo que produce con el pico.
cigüeña
Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

 

  • Cacatúa. Esta voz engloba veintiuna especies de aves psitaciformes que pertenecen a la familia Cacatuidae, distribuida principalmente por Australasia, y proviene del malayo kakatūwa, imitación de su canto.
cacatúa.png
Catatúa (Cacatuidae)

 

  • Canario (Serinus canaria). Del latín canarius, ‘de las islas Canarias’, dado que esta avecilla canora es originaria de dicho archipiélago, aunque también es autóctona de las Azores y Madeira.
canario.png
Canario silvestre o serín canario (Serinus canaria)

 

  • Avutarda (Otis tarda). Su poderoso volumen –los machos pueden alcanzar los 18 kg– hace que esta ave pase más tiempo en el suelo que en el aire: solo emprende el vuelo en caso de necesidad. Y cuando esto ocurre, se muestra lenta y torpe y necesita una larga pista de despegue para remontar el vuelo. Esta característica guarda relación con la etimología de su nombre, que deriva del latín avis tarda y que no significa otra cosa que ‘ave tarda’, por el tiempo que precisa para elevarse.
avutarda.png
Avutarda común (Otis tarda)

 

 

 

 

 

 

 


Nota: Publiqué este artículo en la sección «De palabras» de la revista Preguntas & Respuestas de Muy Interesante (n.º 48, 2018).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s