¿Qué es un dicho toponímico?

Es la frase hecha que incluye algún topónimo, esto es, el nombre propio de un lugar. Dicha mención geográfica suele ir ligada a un acontecimiento histórico o sencillamente a una anécdota o curiosidad, que por su rareza o excepcionalidad calaron en el imaginario popular de nuestros antepasados, para quedar inmortalizados en el refranero. A continuación, abro una pequeña puerta al pasado con dieciséis de estos dichos que se originaron en España.

 

  • Revolver/remover Roma con Santiago (recurrir a todos los medios para conseguir algo). El dicho alude a dos de los centros más importantes de peregrinación del cristianismo y podría hacer referencia a determinados trámites del arzobispado de Santiago de Compostela que tenían que ver con decisiones del Vaticano y que se complicaban debido a la burocracia.

  • Estar en Babia (estar ausente o distraído). Preciosa comarca leonesa en la que los reyes de León se establecían en verano para desconectar de los asuntos de gobierno. También contamos con la variante estar en Las Batuecas, valle situado en Salamanca, limítrofe con Cáceres, de frondosa vegetación, donde resulta fácil perderse.

  • Aprovechando que el Pisuegra pasa por Valladolid (para indicar que alguien cambia de tema en una conversación). De origen incierto, se cree que pudo surgir en el siglo XVI, para hacer significar que Valladolid, entonces capital del reino, no era merecedora de que fuera surcada por un río tan insignificante.

  • Andar el diablo en Cantillana (haber una situación extraña o sospechosa). Debemos el dicho a cierto marido de la localidad sevillana de Cantillana que se puso a vagar de noche alrededor de su casa disfrazado de fantasma con el fin de que el rey castellano Pedro I el Cruel (1334-1369) abandonara la idea de visitar los aposentos de su joven esposa, de la que el monarca se había encaprichado. Y al parecer, según dicen, logró su propósito.

  • Ser más feo que el sargento de Utrera (ser muy feo). A diferencia de Picio (ser más feo que Picio), al que se le recuerda como granadino del siglo XIX que perdió cabello, cejas y pestañas cuando le fue indultada la pena de muerte, no se sabe si el tal sargento de la citada población sevillana existió realmente.

  • Tomar las [calzas] de Villadiego (huir de un lugar). El rey Fernando III el Santo (1201-1252) concedió protección a los judíos de esta población burgalesa, a diferencia de los de otros lugares. No obstante, les impuso la condición de llevar unas calzas amarillas para ser distinguidos. Así, cuando un judío de otra parte de la Península era perseguido, se colocaba las calzas de Villadiego.

  • Más sonado que la campana de Huesca (señala un hecho de gran repercusión). Narra una leyenda que Ramiro II, rey de Aragón entre 1134 y 1157, convocó a cierto número de nobles levantiscos para informarles de que tenía previsto construir una campana cuyo tañido se oiría en todo el reino. Según fueron llegando, les cortó la cabeza y las colgó a modo de campana en una bóveda, con la del obispo Ordás, principal instigador de las revueltas, como badajo.

  • ¡Adiós, Madrid, que te quedas sin gente! (se dice cuando se va alguien de poca importancia que presume de todo lo contrario). De forma irónica, se atribuye la frase al paisano que regresa a su pueblo tras trabajar largos años en la capital. La pronuncia, henchido de orgullo, cuando el tren parte hacia el nuevo destino. Existen las variantes, menos usuales, con Toledo y la ciudad zamorana de Benavente. La forma acortada “¡Adiós, Madrid!” suele decirse cuando ocurre un estropicio o un suceso desagradable.

  • Estar entre Pinto y Valdemoro (dudar entre varias cosas). Se cuenta que la expresión nació cuando un borracho se puso a saltar de un lado a otro del arroyo que separaba ambas poblaciones madrileñas mientras exclamaba: “Ahora estoy en Pinto. Ahora en Valdemoro…”, hasta que cayó al agua.

  • Quedarse a la luna de Valencia (no lograr aquello que se pretende). La frase “quedarse a la luna” es antigua y significaba quedar sin dinero alguien, y al desamparo, tras ser víctima de un asalto. Lo cual, al no poder pernoctar en una posada, lo obligaba a hacerlo a la intemperie, a la luz de la luna. En cuanto a la razón de ser del topónimo del dicho, “de Valencia”, no existe aún un consenso satisfactorio entre los eruditos de la lengua.

  • Pasar una noche toledana (pasar las horas de sueño sin dormir a causa de molestias). Según refiere Sebastián de Covarrubias en su Tesoro de la lengua española (1611), el dicho alude a la mala noche que hacen pasar los enormes mosquitos procedentes del Tajo a los visitantes que duermen en Toledo y “que no están prevenidos de remedios como los demás”.

  • Ser como los novios de Hornachuelos […, ella fea y él más feo] (sirve para resaltar la incompatibilidad de una relación o un asunto). Tiene su origen en el matrimonio que se acordó sin el conocimiento de los interesados en dicho pueblo de Córdoba. Cuenta la sabiduría popular que, al verse por primera vez en el altar, los novios acordaron anular la ceremonia debido a la fealdad de cada uno.

  • Irse por los cerros de Úbeda (divagar, apartarse del asunto que se está tratando). Se remonta la expresión a tiempos de la Reconquista. Un capitán del rey Fernando III el Santo estuvo ausente durante el asedio a la citada ciudad jiennense, en 1234. Cuando al fin apareció, una vez finalizada la batalla, dio como pretexto que se había perdido por los cerros de Úbeda.

  • Salir de Málaga y entrar en Malagón (salir de una situación adversa y acabar en otra peor). Esta expresión nace sencillamente del juego que dan el nombre de la ciudad de MÁLAga y el del municipio ciudadrealeño de MALAgón, este último reforzado por su terminación en aumentativo. Recuerda el dicho a este otro, de idéntico significado: salir de GuateMALA y entrar en GuataPEOR. •

 

Cultura España

 

 

 

 

 

 

 

 


Nota: Publiqué este artículo en la sección «De palabras» de la revista Preguntas & Respuestas de Muy Interesante (n.º 45, 2018).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s