17 voces nacidas a partir de los nombres de personajes literarios

  • cacaseno (hombre despreciable y necio): de Cacaseno, personaje creado por el poeta satírico italiano Julio César della Croce para su colección de tres cuentos titulada Bertoldo, Bertoldino y Cacaseno (1620).
  • celestina (alcahueta): por alusión a Celestina, figura principal de la obra Tragicomedia de Calisto y Melibea (c. 1499), de Fernando de Rojas, más conocida popularmente como La Celestina.

  • cenicienta (persona injustamente marginada o despreciada): a partir de Cenicienta, personaje de un cuento folclórico cuya versión más conocida en Occidente es la recogida por el francés Charles Perrault en 1697.
  • fierabrás (persona rebelde, mala o traviesa): procede de Fierabrás, caballero sarraceno de estatura gigantesca que figura en varios cantares de gesta franceses.
  • fígaro (barbero de oficio): se refiere a Fígaro, personaje con esta profesión que protagoniza las comedias El barbero de Sevilla (1775) y Las bodas de Fígaro (1778), del francés Pierre-Augustin de Beaumarchais.
  • gerundio (escritor que usa un estilo hinchado, afectando erudición e ingenio que no tiene): en alusión a fray Gerundio de Campazas, alias Zotes, personaje de ficción creado por el padre José Francisco de Isla (1703-1781).
  • lazarillo (persona o animal que guía a un ciego o a una persona necesitada): diminutivo de Lázaro, protagonista de la novela anónima La vida de Lazarillo de Tormes (1554).
  • liliputiense (se aplica a una persona pequeña o endeble): hace referencia a los habitantes de Liliput, imaginados por el escritor irlandés Jonathan Swift en Los viajes de Gulliver (1726).
  • lolita (adolescente atractiva y seductora): proviene de Lolita, muchacha que enamora al narrador en la novela homónima de Vladimir Nabokov (1899-1977).
  • mefistofélico (diabólico, perverso  o propio del demonio): de Mefistófeles, personaje de Fausto, obra del escritor alemán Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832).
  • pantagruélico (dicho de una comida, muy abundante o en cantidad excesiva): alude a Pantagruel, sujeto de gran voracidad ideado por François Rabelais (1494-1553) para Las aventuras de Gargantúa y Pantagruel, recogidas en cinco novelas.
  • quijote (persona que está siempre dispuesta a intervenir en asuntos que no le atañen, en defensa de la justicia): de don Quijote, protagonista de la obra universal de Miguel de Cervantes (1547-1616). De ella se ha tomado también la palabra rocinante (rocín flaco y endeble), que procede de Rocinante, nombre del caballo a cuyos lomos cabalgaba el hidalgo Alonso Quijano.
  • robinsón (persona solitaria y autosuficiente): de Robinson Crusoe, protagonista y título de una de las obras más célebres del escritor inglés Daniel Defoe, publicada en 1719.
  • rocambolesco (aquello que es extraordinario o inverosímil): halla su origen en Rocambole, personaje creado en el siglo XIX por el novelista francés Pierre Alexis Ponson du Terrail.
  • romeo (joven enamorado o que es romántico en su manera de proceder en las relaciones amorosas): por alusión a Romeo, personaje literario que muere por amor.
  • sífilis (enfermedad venérea infecciosa): se origina en Syphilis, personaje que los dioses castigan con este mal en el poema de mediados del siglo XVI Syphilis sive Morbus Gallicus, del médico y erudito italiano Girolamo Fracastoro.
  • tartufo (persona falsa): de Tartufe, sujeto hipócrita de la comedia homónima del dramaturgo francés Molière (1622-1673).

Don Quijote y Rocinante.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s