¿Por qué nuestra galaxia se llama ‘Vía Láctea’?

En las noches claras, sin luna y libres de contaminación lumínica, podemos disfrutar de un maravilloso espectáculo en el firmamento: la banda blanca algodonosa y fulgurante que se extiende en un semicírculo sobre nuestras cabezas. Hoy a nadie extraña este fenómeno, pues sabemos que los infinitos puntos brillantes constituyen los millones de estrellas que componen nuestra galaxia, la casa del Sistema Solar. No obstante, en un pasado remoto, el hombre carecía de los conocimientos astronómicos actuales y recurría a la interpretación para dar sentido a la realidad que le rodeaba, lo que dio lugar a variados mitos y leyendas. Vía_lácteaPara los incas, por ejemplo, esta franja luminosa era la personificación celestial de su río sagrado, el Willka Mayu, hoy llamado Vilcanota. Según los egipcios, la Vía Láctea había sido obra de la diosa Isis, que esparció gran cantidad de trigo en la bóveda celeste. Los esquimales distinguían en ese brillo blanquecino un sendero de nieve; y los bosquimanos, los rescoldos luminosos desprendidos de sus hogueras.

Los antiguos griegos, por su parte, vieron en esta formación estelar la leche que la diosa Hera derramó de su seno cuando al despertar descubrió que el niño que estaba amamantando era el aborrecido Heracles, fruto de uno de los tantos devaneos de su esposo Zeus. Esto explica por qué los helenos la bautizaron galaxias kyklos, que significa ‘círculo o anillo de leche’. Más tarde, los romanos, influenciados por la mitología griega, la llamaron via lactea, esto es, ‘camino de leche’. Este término latino se establecería finalmente para dar nombre a nuestra galaxia, entonces considerada como la única existente, mientras que la voz griega galaxias, ‘lechoso’ (de gála, ‘leche’), se adoptaría después para designar a los sistemas galácticos, posteriormente descubiertos. ▪

Vía Láctea Tintoretto.png
El niño Heracles es apartado del pecho de Hera en El origen de la Vía Láctea (c. 1575), de Tintoretto.

 

 

 

 

 

 

Nota: este artículo lo publiqué en la sección «De palabras» de la revista Preguntas & Respuestas de Muy Interesante, n.º 36 (2016).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s