‘Procrastinar’, término muy en boga

Cuando dejamos un asunto para el día siguiente, estamos procrastinando, que no procastinando, forma incorrecta de bastante difusión. Aunque esta palabra describe un comportamiento tan antiguo como el hombre mismo y su uso se documenta en textos del siglo XVI, la Real Academia no la registró en el diccionario, con el significado de ‘aplazar, diferir’, hasta 1989. Proviene del verbo latino procrastinare, formado por pro, ‘hacia’, y crastinus, ‘relativo al mañana’. El hecho de que hoy la voz procrastinar esté en boca de muchos psicólogos y neurocientíficos se debe quizá a la fuerte influencia del inglés procrastinate, término muy común en este idioma que se refiere igualmente al acto de posponer una tarea pendiente en favor de otra menos prioritaria pero más placentera.
En los últimos años se están llevado a cabo numerosas investigaciones que tratan de dilucidar las causas de la procrastinación, que, lejos de ser sinónimo de pereza, resulta una epidemia en la sociedad moderna, debido al abanico de distracciones que ofrecen las nuevas tecnologías; y que a la postre acarrea estrés y malestar.

procrastinar.png

Nota: este artículo lo publiqué en la sección «De palabras» de la revista Preguntas & Respuestas de Muy Interesante, n.º 32 (verano de 2014).
Anuncios

2 comentarios en “‘Procrastinar’, término muy en boga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s